Menú

Catalogo Red

El cambio del porno desde que llegó Internet

Compitiendo de manera directa con Google, Twitter y otros gigantes del escenario online, el tráfico en las plataformas que se dedican al porno es tan alto que estas ocupan los primeros lugares en los listados de sitios web más visitados del planeta; es entonces cuando surge la inquietud sobre la transformación que ha conseguido la industria pornográfica al dar un paso más allá de las tradicionales revistas, material impreso en general y aquellas cintas a las que muy pocos tenían acceso antes de https://www.drporno.xxx/xnxx-com/.

Con la llegada del porno al internet no solo se ha garantizado un acceso mucho más libre a lo erótico y a las escenas cada vez más explícitas, la pornografía comercial ha hecho posible un fenómeno cultural tan amplio que esta clase de contenido cuenta con el respaldo de grandes comunidades y con la ventaja de generar cuantiosas ganancias económicas.

La revolución sexual que representa el porno en internet

Puesto que el porno en línea abunda y es realmente sencillo de encontrar, existe una necesidad creciente de producir cada vez más y más material, algo que ha abierto las puertas para cruzar fronteras que antes no se contemplaban y para que estas “historias” parezcan cada vez más alejadas de la realidad.

Buscando atraer cada vez a más personas, los actores y actrices son elegidos de manera mucho más minuciosa para que sus cuerpos sean realmente sugerentes, asimismo, el estar en capacidad de atreverse a lo que otros seguramente rechazarían es la clave para la consolidación de artistas que de otra manera no gozarían de la fama que significa ser una estrella porno; la calidad en cuanto a la producción como tal es algo a resaltar, pues mientras que tiempo atrás estas escenas solían ser oscuras y muy poco cuidadas, ahora se distingue una tendencia a proponer muy buenos efectos en pro de productos cada vez más especializados.

¿Una distorsión de la realidad?

Aunque para algunos esta es una queja y una verdadera pena que altera el sentido que debería tener el porno, para otros es justamente lo que buscan pues facilita aquello de alejarse de lo cotidiano y ver en pantalla todas esas fantasías que antes no tenían manera de ser algo más que pensamientos.

Aquella inclinación por presentar a la mujer cumpliendo un rol meramente complaciente hacia el hombre es algo que suele chocar bastante, a esto debemos sumar hombres y mujeres dotados en grandes proporciones que suelen afectar un poco la autoestima, pues en la vida real poco se cumplen estos parámetros estéticos. Lo que si queda claro, es que el porno es un negocio tan rentable que nunca para de crecer y que pese a sus detractores y a quienes lo culpan de echar a perder matrimonios, es altamente consumido sin importar sus cambios.

Deja un comentario